Consejos prácticos para los nuevos musulmanes

Bismi llah arrahmán arrahím

En el nombre de Allah, el Misericordioso, el Compasivo.

Las abalanzas a Allah, Señor de los mundos, el misericordioso, el compasivo, Rey del Día de la Retribución, nuestro guía hacia la felicidad, y hacia su luz y su perdón.

Que Allah dé Paz y bendiciones a nuestro Profeta, y amado, Muhammad, a su familia, a sus compañeros, y a sus seguidores hasta el Día la Retribución.

He aquí unos consejos muy importantes para nuestro hermanos los nuevos musulmanes, que me he visto obligado a escribirlos, por su importancia, y lo pocos que son estos tipos de artículos en la red. Si me equivoco en algo es por mi ignorancia, y si acierto, es por las bendiciones de Allah, su permiso y su ayuda.

Empezamos con la ayuda de Allah:

1º. A lo largo de tu aprendizaje, te habrían surgido muchas dudas sobre cómo se hacen las cosas, a que sí, entonces habrás estado buscando respuestas. Y en el camino, te habrás podido encontrar con varias opiniones, cada una es diferente de la otra, verdad? y habrás empezado a dudar y pensar, ¿qué opinión sigo? mi consejo en este caso es que, antes de preguntar a nadie, debes elegir tu fuente de información y seguirla en todo caso, por ejemplo, y la más adecuada, es el Sheij que te enseñó en su día la Shahada, y te ayudó a pronunciarla, porque este se consideraría como un padre para tí, porque te hizo nacer de nuevo.

pero, si no puedes acudir a este, acude al mejor que te aconsejan tus amigos y hermanos más cercanos de tí, los que te ayudaron para que llegases a reconocer tu Islam, porque eres para ellos un hermano muy especial, (o hermana claro), que darían sus vidas por tí, y por eso, son los más adecuados. Ellos te dirán a qué Sheij puedes acudir. Y si no hay ningún Sheij en tu ciudad, pues puede haber otras alternativas, como una página web (aunque sea en inglés), pero no cualquiera, sino la que te aconsejan tus hermanos, porque es muy arriesgado elegir por sí solo en los primeros días y meses de aprendizaje. Una vez elegido la fuente que debe ser, la más cercana posible de tí o de tu ciudad, y ser un Sheij reconocido como Sabio Islámico (es importante que lo sea), le sigues en todo caso, y sigues sus recomendaciones y sus enseñanzas, y así te ahorrarás muchos líos, y apartarás muchísimos problemas de tu camino.

2º. cuando te fuiste alguna vez a la mezquita, alguien se acercó, y empezó darte consejos, posiblemente, fue un árabe (cosa que no significa que sabe mejor que tú, incluso puede que no tenga ni idea de lo que te estaría diciendo), y te contó que debes decir tal cosa, y hacer no sé qué ritual, y te cuenta historias sin fin, y prohibiéndote muchas cosas….etc, pues si este hombre (o mujer) es un desconocido, pues coges todos sus consejos y los tiras por la ventana si no contienen aleyas o hadices, y si los contienen, pues los coges, y te vas a tu fuente para preguntar, y lo que te dirá esta fuente, es lo mejor para tí y lo más correcto.

3º. cuando hay diferentes opiniones en algún tema, y tu fuente te dice que puedes elegir cualquiera de ellas, y que todas son correcta (mayormente es en casos que no son obligatorios como por ejemplo si hay que recuperar un día de tu ayuno voluntario si lo rompes antes de la puesta del sol, y cosas así), pues eliges la mejor que se adapte a tus capacidades, o simplemente eliges la más simple y fácil para tí, porque así lo hacía nuestro profeta cuando tenía varias opciones a elegir en algunos casos.

4º. En el proceso de tu aprendizaje de la recitación de la Fátiha (la primera sura del Corán) para tus Oraciones, es muy recomendable e importante que, entiendas cada una de las palabras que mencionas en árabe, y saber muy bien su significado en castellano, y no sólo en el caso de esta sura, sino, cuando estés aprendiendo cualquier otra.

Te estarás preguntando: ¿y para qué es eso?, pues la respuesta está en el siguiente consejo:

5º. Cuando estás haciendo as-salat, tienes que intentar hacerla lo mejor posible, tanto en el sentido físico, como en el sentido espiritual.

Creo que en el sentido físico se entiende, pero habrá alguien que se preguntará, ¿y cómo lo hago bien en el sentido espiritual? pues esto es, se llama: jushú’e en árabe (o humildad), y es la máxima concentración en lo que estás haciendo, y recitando.

Cuando estás leyendo la sura de al-fátiha, piensa en el significado de las palabras que pronuncias, cuando estarás diciendo ‘ar-rahmámi ar-rahim’, piensa que sólo Allah y nadie más, es el más misericordioso, es el único que nos da recompensas grandes por hacer cosas muy pequeñas, es él el que nos premia con diez hasanát, por hacer una única acción (nadie te da más). Y así sigues con todo lo que recitas, y entonces saborearás la dulzura del Corán, y esta paz en tu interior, la que nadie sabrá cómo explicarla con palabras humanas. (Otro día insha Allah, hablaré sobre el tema del Jushu’e con mucho más detalles)

6º. Es muy importante el tema del Dzikr (el recuerdo), que consiste en recitar un tipo concreto de du’a igual como lo hacía nuestro profeta (es decir en árabe, para que sientas la fuerza de lo que recitas en el tema de la tranquilidad y paz en tu interior ),  como por ejemplo: recitar ‘al hamdo li lah’ (las alabanzas a Allah) cien veces, ‘astaghfiro al’lah ua atúbu ilaih’ (pido perdón a    Allah y regreso hacia Él) cien veces…etc (si necesitas más Dzikr me lo dices y te pondré más insha al’lah).

Es muy importante porque Allah lo menciona muchísimo en el Corán, como por ejemplo: “y no descuidéis el recordarme” (ta-ha: 42) y “¡Acordaos de Mí, que Yo Me acordaré de vosotros! ¡Dadme las gracias y no Me seáis desagradecidos!“(Al baqara: 152)

Y muchísimos más de este estilo.

7º. Acuérdate de una cosa muy importante, y es que, Allah nos está viendo a todos y a cada uno de nosotros, y sabe todo lo que hacemos. Por eso, cuando intentamos hacer algo, debemos preguntarnos, si es por causa de Allah o no lo es, si no lo es, es mejor que no lo hagamos, pero si lo es, pues intentamos hacerlo lo mejor que sepamos, y esto es lo que significa la palabra ‘ihsán’ (en árabe), hacer las cosas bien sabiendo que Allah nos está viendo. Pero tengo que aclarar una cosa, y es que cuando he dicho intentar hacer algo, me refería a cualquier actividad en tu vida, sea comer, casarte, hacer negocios, trabajar, estudiar…etc., porque así y sólo así, estaremos adorando a Allah en todo momento, tener intención de que lo que estamos haciendo es para adorar a Allah (más detalles sobre el tema de la intención, en esta página)

8º. Siempre poner en tu cuenta que, en nuestro camino, nos vamos a encontrar muchos obstáculos y muchas rocas difíciles de apartar de nuestro camino hacia Allah, es un hecho, porque Allah dice que: “Vamos a probaros con algo de miedo, de hambre, de pérdida de vuestra hacienda, de vuestra vida, de vuestros frutos“. Pero enseguida nos da una receta para poder superarlos, que es:”¡Pero anuncia buenas nuevas a los que tienen paciencia!“(Al baqara: 155), y es: “¡Vosotros, los que creéis, buscad ayuda en la paciencia y en la azalá (Salat u oración)! Allah está con los pacientes.“(Al baqara: 153).

9º. Pero lo más importante es que cuando sigues este consejo, debes saber que Al’lah no te dejará así, sufriendo sin ninguna recompensa, debes saber que, Allah dice: “Anuncia la buena nueva a quienes creen y obran bien: tendrán jardines por cuyos bajos fluyen arroyos. Siempre que se les dé como sustento algún fruto de ellos, dirán: «Esto es igual que lo que se nos ha dado antes». Pero se les dará algo sólo parecido. Tendrán parejas purificadas y estarán allí eternamente.“(Al baqara: 25) y dice: “«Este es un día en que los sinceros se aprovecharán de su sinceridad. Tendrán jardines por cuyos bajos fluyen arroyos, en los que estarán eternamente, para siempre». Allah está satisfecho de ellos y ellos lo están de Él. ¡Ése es el éxito grandioso!“(Al ma’ida: 119) y dice: “Si hacemos gustar al hombre una misericordia venida de Nosotros y luego le privamos de ella, está completamente desesperado, desagradecido. (10)… Si le hacemos gustar una dicha., luego de haber sufrido una desdicha, seguro que dice: «¡Se han alejado de mí los males!» Sí, se regocija, se ufana. (11).. En cambio, quienes sean pacientes y obren bien, obtendrán perdón y una gran recompensa.“(Hud: 11)

10º. Por último, siempre siempre acuérdate de esta aleya: “Allah no pide nada a nadie más allá de sus posibilidades. Lo que uno haya hecho redundará en su propio bien o en su propio mal. ¡Señor! ¡No castigues nuestros olvidos o nuestras faltas! ¡Señor! ¡No nos impongas una carga como la que impusiste a quienes nos precedieron! ¡Señor! ¡No nos impongas más allá de nuestras fuerzas! ¡Y absuélvenos, perdónanos, apiádate de nosotros! ¡Tú eres nuestro Protector! ¡Auxílianos contra el pueblo infiel!“(Al baqara: 286)

Espero de todo corazón que estas humildes palabras hayan encontrado un lugar en vuestros corazones hermanos, y no os olvidéis de mí en vuestras oraciones y Du’as

 

Consejos prácticos para los nuevos musulmanes
5 (100%) 2 votes

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *